Querían hablar…

Querían hablar, pero no pudieron; había lagrimas en sus ojos. Ambos estaban pálidos y delgados; pero aquellos rostros pálidos estaban iluminados con el amanecer de un nuevo futuro

Crimen y Castigo

Fiódor Dostoyevski

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*